lunes, 12 de noviembre de 2012

El gran presentimiento...

Desde el principio me invadió un gran presentimiento de niña. Y los presentimientos de una fémina, sobre todo cuando ésta se encuentra en estado de preñamiento absoluto, nunca fallan.

O, por lo menos, no debieran....

Es natural, lógico, biológico, justo y, hasta si me apuras, necesario que una futura madre sepa lo que lleva dentro. Si no, que alguien baje y me explique a cuento de qué viene esta repentina sobreestimulación de los sentidos. Además de no soportar de pronto el sabor del salmorejo, abandonar un concierto a medias por sobrecarga de decibelios o que tu padre te proponga como sustituta de sus perras de caza, habrá, digo yo, algún sentido más elevado a todo esto.

El presentimiento de niña me sobrevino a partir de una revelación en el tren. Un día, de repente, como quien no quiere la cosa, me vi con mi niña (de nombre Alma) entre los brazos. Tan contenta me puse que fui corriendo en busca del Estimado para compartir con él nuestro precioso futuro. 

"Tenemos una hija", dije emocionada, "y se llama Alma". 
"¿Cómo dices? ¿Estás bien?", me soltó con cara de pasmo y colocando su mano en mi frente. "Alma no es siquiera nombre de persona. Además, yo creo que va a ser niño. Se nota claramente en la ecografía". 

Fin de la discusión. No se hable más. Mi gozo en un pozo.  

A continuación, busqué cobijo entre padres, hermano, amigos, vecinos, jefes y compañeros de trabajo pero nada...Todos aseguraban tener la sensación de que mi cucufate era niño. "Es que tienes muy buena cara. Muchísimo mejor que antes", me llegaron a decir, sin antes medir, quiero pensar, con cuidadito esas palabras... 

Sólo hubo uno que no me falló: el calendario chino. La desesperación no sabe de límites, lo reconozco, y, ante tal falta de apoyo, un domingo tarde sucumbí y busqué la famosa aplicación en internet. Introduje con esmero todos los datos que me pedía y "voilá", BINGO: salió niña.

La ecografía de la semana 14 trajo nuevos datos. Como en cada consulta desde la sexta semana, lancé la pregunta: "¿¿¿¿Se ve ya lo que es????". El Doctor respondió que no podía asegurarlo PERO que le "parecía haber visto un pito. En la próxima ecografía te lo podré decir seguro".

"¿¿¿¿¿Cómoooo????? ¿¿¿¿¡¡¡¡No puede seeerrr"!!!!!????. Me vino del alma. Fue un alarido que, antes de salir escopetado por mi boca, se olvidó por completo de pasar por el lóbulo frontal izquierdo a solicitar los permisos pertinentes. Cuando vi el estupor pintado en el rostro de la enfermera, supe que ya era tarde para recular. "Señora", decían sus ojos, "Claro que es posible...No es un perro, mujer, es un niño. Había un 50% de posibilidades".

Juré y perjuré que me daba igual una cosa que la otra pero que mi instinto me decía que era niña y, claro, me extrañaba muchísimo que pudiese haber visto un miembro viril por ahí suelto. "Seguro que es el cordón umbilical", dije, y salí tan contenta de la consulta a la espera del día D fijado para hoy, lunes 12 de noviembre.

-----------------------------------------------------------------

Llevo tres noches sin dormir, lo reconozco. Nerviosita perdida he entrado esta tarde a la eco de la semana 18. El doctor ha empezado a mostrarme muuuuuy lentameeenteeee la columna vertebral (muy mona sí, con todas las vértebras en su sitio), la cabeza (enorme y con ojos gigantes. Me dio susto y todo. Parece un alien, para qué engañarnos), las orejas (guay, fenomenal, gracias), las manos (porque usted lo dice pero yo no veo nada), los codos (¿!?), las rodillas (u-hummm), los pies (imagino que ahí dentro no huelen) y las nalgas (ocupando media pantalla). Y con este repaso, quiso dar cierre a la ecografía de hoy.

"¿¿¿¡¡¡Y el miembro!!!??? ¿¿¡¡¡Qué hay del miembro???!!!!".

Como respuesta vino un largo silencio, seguido de una mueca a lo Mourinho y un escueto "no se deja ver; le tapa la pierna. Nos vemos en tres semanas".

Así que, si su señoría tiene a bien descruzar las piernas, el próximo 4 de diciembre podremos preparar las compras de Navidad. Hasta entonces, se admiten apuestas a través de la pagina FB de Historietas: https://www.facebook.com/HistorietasDeUnaPrimeriza

Las bases son muy sencillas: si no lo has hecho ya, pinchas en "Me gusta". Después, escribes "niño" o "niña" en el muro, según como te dé.
Entre los ganadores se sorteará un gran Cucufate Galáctico.

¡¡¡Participa!!!



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada